3ª parte: La paz tiene un precio

Hoy se cumple una semana desde que el secretario de estado de EEUU, John Kerry, anunciara desde Amán (capital jordana) que las precondiciones para la reapertura de negociaciones de paz entre palestinos e israelíes habían sido puestas sobre la mesa.

Kerry, el mismo que acaparó la mayor parte del protagonismo ese viernes pasado ayer calificaba a Palestina de país en su discurso ante la prensa en las Naciones Unidas:

“It’s my hope that that will be able to happen as procedures are put in place by both countries in order to empower that”

[Es mi deseo que eso pueda tener lugar mientras ambos países han puesto en marcha los procedimientos con el fin de darle fuerza]

Nos sorprendió tanto que era de esperar su posterior corrección. Cuando un periodista le preguntó al respecto Kerry dijo:

“Did I say that?”

[¿He dicho yo eso?]

A parte de este lapsus, ayer se informaba que será el próximo martes 30 de julio cuando las negociaciones den comienzo en Washington, algo que realmente extraña (incluso más que el “desliz” de Kerry), ya que las precondiciones de ambas partes para iniciar negociaciones son totalmente opuestas. ¿Fracasarán de nuevo las negociaciones?

Continúan, eso sí, las críticas contra Nentanyahu que, al igual que su homólogo palestino, ha prometido referéndum antes de tomar cualquier decisión final.  Liberman, cuya cartera de exteriores israelí está, por el momento, suspendida debido a que ha sido imputado por malversación, afirmó hace semanas que los referendums son un “modo para que los que toman las decisiones puedan escapar de su responsabilidad”. Liberman es líder del partido Yisrael Beytenu (Israel Nuestra Casa) que, formando un bloque con el Likud el partido del primer ministro Netanyahu, se presentó a las elecciones pasadas.  Liberman aprovecha cualquier ocasión para lanzar mensajes muy poco reconciliadores y bastante belicistas. El último de ellos fue el que lanzó el pasado junio diciendo que era hora de volver a ocupar la Franja de Gaza.

En fin. Si finalmente siguen adelante las negociaciones, tendremos sentados y compartiendo mesa a Livni, liderando el equipo de negociaciones por parte de Israel, al enviado de Netanyahu, Yitzhak Molcho, y al negociador palestino Saeb Erekat.

Aquí en Gaza uno de los portavoces de Al Fatah, Ibrahim Abu Annaya, nos contaba en una entrevista que Al Fatah critica duramente el papel de la resistencia afirmando que no había hecho nada para ayudar a los palestinos. Hamás hace ya tiempo que mantiene a su brazo militar en “suspensión”. Realizan entrenamientos en la Franja de Gaza, pero no atacan activamente. En Palestina muchos esperan todavía que el proceso de mussalaha o reconciliación entre facciones palestinas llegue a su fin. Para muchos analistas es la única solución. Además de, como diría el debilitado y ferviente atacante de los Acuerdos de Oslo, el FPLP, es necesaria la reforma de la OLP a través de elecciones.

Por otra parte, el miércoles, la Asociación Árabe para Prisioneros lanzaba un mensaje a Mahmud Abbas para que los acuerdos de paz incluya la liberación de los prisioneros veteranos.

Más sobre las negociaciones de paz:

– 2ª parte: La paz tiene un precio

– La paz tiene un precio

Anuncios

2 pensamientos en “3ª parte: La paz tiene un precio

  1. […] 3ª parte. La paz tiene un precio.  […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s