No habrá paz… para los malvados

Sí, el título me ha salido muy apologético, además de ser una copia directa de la peli de Urbizu, pero es que en la vida real malvados los hay, y en Israel los hay a patadas y además son parte del contingente sionista. Esta semana son ellos los que han firmado frases apologéticas. Y es que es en los momentos que pueden anticiparse a la paz cuando salen a la luz, salen de sus madrigueras y devoran los titulares de la prensa…

Esto es lo que el periódico israelí Yedioth Ahronoth publica este lunes, la foto es del ministro de Economía israelí, Naftalí Bennett:

Periódico

Periódico Yedioth Ahronoth con la foto del ministro Bennett.

Traducción:

“La solución de Bennett”

Bennett: Si atrapamos saboteadores, simplemente habrá que matarlos.

Amidror: Mira, eso no es legal.

Bennett: Ya maté a muchos árabes en mi vida y no hay ningún problema con eso.

Bennet pertenece al partido radical sionista Hogar Judío que constituye el principal apoyo en la Knesset para Netanyahu. Desde ahí no para de insistir con ahínco que continúe la construcción de asentamientos judíos. Por supuesto Bennett no es el único malvado… Está también el ministro de Exteriores, Avigdor Liberman, líder del partido Yisrael Beytenu (Israel Nuestra Casa) que lleva meses sin ejercer por haber sido imputado por un delito de malversación. Siempre que puede Liberman incita al odio más cruel contra los palestinos, sobre todo contra la Franja de Gaza. “Es hora de ocupar de nuevo la Franja de Gaza”, dijo el pasado junio como respuesta al lanzamiento de cohetes contra Israel.

liberman

Liberman

Danny Danon, otro villano, otro malvado. Él es el viceministro de Defensa. Un colono, bueno, otro colono. Es tan belicista como Liberman, de ahí que no nos sorprendiera con estas palabras que escribió en su facebook el 10 de noviembre de 2011:

dannonTraducción:

“Estoy actualmente en Ashkelon para presenciar el problema de seguridad con el que se enfrenta la ciudad (…) debemos hacer todo lo posible para proteger la seguridad (…) y por cada misil que caiga en nuestros pueblos del sur, contraatacaremos eliminando un vecindario en Gaza.”

Todos ellos son joyas de la maldad y del ojo por ojo, diente por diente. Así es como contestan cuando su “paz” se ve amenazada, una paz que cae como piedras contra los palestinos que viven bajo ocupación. Y, mientras no hay paz para estos malvados, los enviados israelíes para las negociaciones de paz, Livni y Molho, se reúnen esta tarde con Ban Ki-moon antes de emprender su viaje a Washington donde se verán con los enviados palestinos.  “Si hubiera sido fácil, habría ocurrido hace tiempo”, decía hoy John Kerry a los medios tras anunciar que Martin Indyk – nacido en el seno de una familia judía en Australia- será el enviado especial de la Casa Blanca para Oriente Medio.

El periódico Haaretz informa hoy que los negociadores cenarán juntos a la hora del Iftar, el desayuno con el que rompen los musulmanes el ayuno en este mes de Ramadán. Hablarán sobre el proceso de paz, congelado desde 2010 y el martes continuarán un poco más en serio, siendo al final del día cuando Kerry se dirija de nuevo a la prensa para dar por comenzadas las negociaciones… de paz.

 

Anuncios

La paz tiene un precio

Las negociaciones para la reapertura del diálogo entre Israel y las facciones palestinas están sobre la mesa. Mejor dicho, entre Israel y la OLP y Al Fatah. No es nada fácil pronosticar qué sucederá finalmente, sabiendo que dichas negociaciones han estado congeladas durante 3 años. Lo que sí podemos pronosticar es que no será nada fácil y que puede que termine todo en agua de borrajas.

Hoy el líder de Al Fatah Mahmud Abbas, Abu Mazen, anunciaba que todo lo que se acuerde será llevado a referéndum. Al Fatah dejó claro al secretario de estado de los EEUU, John Kerry, que las negociaciones de paz con Israel pueden dar comienzo bajo las bases de:

a- La creación de un estado independiente palestino con las fronteras de 1967 y Jerusalén-Este como capital.
b- La congelación de construcción de asentamientos judíos.
c- La liberación de presos palestinos antes de que las susodichas negociaciones finalicen.

Nabil Shaath, oficial de Al Fatah, ha recalcado que no continuarán con el proceso de negociación si no se aceptan estas bases.

Al Fatah parece confiar mucho en la mediación estadounidense que ahora deja paso al nuevo coordinador de las negociaciones: Martin Indyk. Indyk es viejo amigo de Israel, exembajador de EEUU en dicho país y asesor de Bill Clinton durante los años 90. De momento, se espera que la primera reunión sea la próxima semana en la capital estadounidense.

Por su parte, Israel impuso sus normas para la reapertura de las negociaciones:

a- Hablar sobre las bases de un estado judío, Israel.
b- No reconocer un estado palestino, ni siquiera oir hablar de las fronteras de 1967.
c- No congelar la construcción de asentamientos judíos.

Al mismo tiempo que Kerry anunciaba el pasado viernes la reanudación de las negociaciones, Israel informaba que acababa de dar luz verde a la construcción de más de 160 nuevos asentamientos. El ministro de economía israelí, Naftali Bennett, perteneciente al partido sionista radical, el Hogar Judío, volvió a amenazar con la continuación de asentamientos en Jerusalén, Nablusa y Hebrón.

Netanyahu ha prometido la liberación de 82 presos palestinos encarcelados antes de los Acuerdos de Oslo, 1993, esto significaría que la mayoría, si no todos, serían prisioneros de Al Fatah.

Por el momento, nada se ha oído sobre el bloqueo que desde 2007 perpetra Israel sobre la Franja de Gaza, tampoco nada relativo al derecho al retorno de los refugiados palestinos, a frenar la construcción del Muro del Apartheid en Jerusalén o anular el Plan Prawer que expulsará a más de 35.000 beduinos del desierto del Naqab. Y es que la paz parece tener su precio…

Isabel Pérez, Gaza. 7º año de bloqueo. Foto tomada durante una protesta el pasado junio.

Isabel Pérez, Gaza. 7º año de bloqueo. Foto tomada durante una protesta el pasado junio.