ALERTA- Israel tortura a presos palestinos en huelga de hambre

ايمن اطبيش

Ayman Tbeish cumple 100 días en huelga de hambre.

Unos 95 prisioneros palestinos bajo detención administrativa -encarcelados por las autoridades israelíes sin juicios ni cargos- llevan 46 días en huelga de hambre en las prisiones de Ofer, Meggido y Naqab (Negev) – prisiones que cuentan con los servicios de la empresa G4S (Ver campaña BDS).

El Servicio de Prisiones Israelíes (SPI) ha estado negando la sal para los huelguistas desde hace dos semanas. Los presos que participan en huelgas de hambre toman líquidos y sal, algo esencial para poder sobrevivir. Los prisioneros, que han perdido una media de 16 kg, hoy por hoy están también tomando vitaminas; sin embargo, ya se ha informado de las primeras bajas:

DOS prisioneros de los trece que han sufrido hemorragias intestinales están en CUIDADOS INTENSIVOS tras perder la conciencia.

[ MALTRATOS ]

Desde el inicio de la huelga se han reportado casos de maltratos. A Mohammed Badr, miembro del Consejo Legislativo palestino, los carceleros le rompieron el dedo pulgar.

Durante los 46 días de huelga de hambre el SPI solo ha permitido que los prisioneros se puedan cambiar de ropa interior dos veces y los mantienen atados y esposados en sus celdas durante diez horas al día.

Según una nota de prensa emitida por Addameer, organización para la protección de los prisioneros palestinos y los derechos humanos, los detenidos en la prisión de Naqab han sido trasladados a una sección aislada -con intención de provocarles desánimo al no estar junto a sus compañeros-. Estas celdas están cubiertas de arena. Tres de los huelguistas de hambre en la prisión Naqab, Fadi Hamad, Fadi Omar y Soufian Bahar, están ahora en régimen de aislamiento y un detenido, Ahmad Abu Ras, fue trasladado a un lugar no revelado.

El SPI ubicó a todos y cada uno de los huelguistas en celdas totalmente vacías, o en celdas con camas de metal sin colchones. Los prisioneros han informado que están sufriendo maltrato, aislamiento y palizas, y que los carceleros comen delante de sus celdas para provocarles.

Once prisioneros en tratamiento médico están rechazando sus medicinas en señal de apoyo a los prisioneros en huelga de hambre. Los carceleros, para castigarlos, les han confiscado sus cepillos de dientes, cuchillas de afeitar y han sellado sus ventanas.

El Club de Prisioneros Palestinos ha protestado contra el Comité de la Cruz Roja Internacional criticando que no haya hecho nada ante la prohibición israelí de entregar cartas de los familiares a los prisioneros en huelga de hambre. Cartas que tienen que ser entregadas por el Comité.

 

FIN

 

Anuncios

Huelga de hambre de prisioneros palestinos

Esta mañana el Comité de Prisioneros de partidos nacionales e islámicos palestinos ha organizado una sentada en Gaza delante de las oficinas de la delegación de Naciones Unidas para protestar por el sistema de detención administrativa utilizada por las autoridades israelíes, a través del cual los palestinos son detenidos sin juicio ni cargos.

Alrededor de 200 palestinos están actualmente detenidos bajo régimen de detención administrativa, todos ellos entraron hace siete días en huelga de hambre como única forma de denuncia.

Mohammed Ladeini, exprisionero palestino en Gaza, nos cuenta el trauma psicológico al que se enfrentan estos prisioneros administrativos:

“Los detenidos administrativos se encuentran en un estado psicológico muy difícil. Uno de ellos me contó una vez que preferiría ser juzgado a cadena perpetua que ser detenido administrativo porque no sabe qué será de su destino. Cada tres meses prolongan su detención a otros tres meses más. Y así continuamente.”

El segundo día de huelga de hambre, la asociación ADDAMEER de apoyo al prisionero palestino y derechos humanos, emitía una nota de prensa en la que se explicaba que la razón de convocar una huelga de hambre abierta llega después de que el servicio de las cárceles israelíes (y el gobierno israelí) no hubiera cumplido con el acuerdo alcanzado tras la última huelga masiva de hambre de prisioneros palestinos del año 2012. Esta huelga, en la que participaron alrededor de 2.000 prisioneros palestinos, finalizó tras firmarse un acuerdo por el que Israel accedía a limitar el uso de la detención administrativa solo en circunstancias excepcionales. 

ADDAMEER: “Sin embargo, desde entonces, Israel ha incumplido el acuerdo y ha seguido utilizando la detención administrativa de manera sistemática, dejando a los detenidos con el único remedio de lanzar una nueva huelga de hambre.”

 

Sentada_1

Rueda de prensa ofrecida por los organizadores de la protesta contra la detención administrativa. Foto: Isabel Pérez. 30/04/2014. Gaza

Sentada_2

Rueda de prensa ofrecida por los organizadores de la protesta contra la detención administrativa. Foto: Isabel Pérez. 30/04/2014. Gaza

 

#OpenRafahBorder Abrid el paso de Rafah

Protesta en Rafah, Franja de Gaza 29/ 01/ 2014

“Pedimos a la hermana Egipto que abra el paso de Rafah de manera permanente.” Foto: I.P.

Rafah_ninos2

“Nosotros los niños de Palestina ahorramos nuestra propina para comprar ordenadores para el paso de Rafah si vosotros queréis.” Foto: I.P.

“Cerrar el paso de Rafah aumenta el dolor y el sufrimiento de la asediada Gaza.” Foto: I.P.

“La construcción de cinco hospitales ha sido suspendida debido a la falta de material de construcción.” Foto: I.P.

El 30% de los medicamentos que entraban por el paso de Rafah ya no llegan a la Franja.

Rafah_ninos6

“Los hospitales de Gaza necesitan 360.000 litros de combustible al mes”.

Los neonatos son víctimas de la falta de medicamentos y material deshechable.

Ya no queda en almacén 145 tipos de medicamentos, ni de 460 materiales deshechables.

“360 pacientes están esperando permiso para cruzar el paso de Rafah”

500 enfermos de insuficiencia renal sufren la crisis de electricidad en hospitales.

Negligencia médica israelí con un discapacitado

foto 3

Ayyub Atala ha cumplido la mayoría de edad en una cárcel israelí. Fue detenido con apenas 16 años cuando volvía de ser operado en Eslovenia. Una organización le ofreció cobertura médica totalmente gratuita y la colocación de una pierna ortopédica en lugar de la que había perdido en un bombardeo israelí sobre Beit Hanun (Franja de Gaza) en 2008.

El joven palestino tenía todos los papeles en regla. La coordinación necesaria en estos casos había sido aprobada por Israel, así que viajó a Eslovenia donde estuvo 23 días y volvió, aterrizando en el aeropuerto israelí de Ben Gurion. Del aeropuerto salió sin problema alguno y se dirigió hacia el paso de Erez-Beit Hanun para entrar a Gaza. Allí su familia le esperaba, con muchísimas ganas de verlo de nuevo caminar.

“Mi hermano y yo éramos  uña y carne – nos cuenta su hermano Mohamed, casi de la misma edad- Viajó a Eslovenia para ser operado y despues de 23 días fuimos a esperarlo al paso de Erez, felices, muy felices. Veíamos como la gente recibía con alegría a los suyos, pero Ayyub no llegaba y nosotros seguimos esperando hasta las 2 de la tarde. Entonces uno de los que llegaron nos preguntó si éramos la familia de Ayyub porque había visto cómo los israelíes le detenían.”

Las palabras finales se ahogaban en la garganta de Mohamed que rompió a llorar silenciosamente.

foto 1

Ayyub durante su tratamiento médico en Eslovenia. Foto cedida por la familia.

foto 2

Ayyub con su pierna ortopédica.

Amna, la madre de Ayyub, sabe que su hijo sufre en la cárcel, que los dolores en la pierna que le fue amputada continúan y que los soldados solo le dan aspirinas de forma ocasional. 

Ayyub pidió en la cárcel que le colocaran una prótesis [porque la otra se la destruyeron los israelíes en el interrogatorio] pero lo rechazaron“. Cuenta la madre con la mirada cada vez más perdida.

“Pero, ¿habéis hablado con alguien de derechos humanos?”, le pregunto.

“Fuimos a las organizaciones de derechos humanos, Addameer, Al Mezan, la Autoridad Nacional Palestina… pero no han hecho nada hasta ahora”, explica la madre.

Nos levantamos para marcharnos de la casa cuando la madre de Ayyub se desmaya y cae al suelo.

La impotencia es mucha y las explicaciones inexistentes. Sin embargo, así fue. Ayyub llegó de una operación que le devolvía la vida, la libertad, la juventud robada, pero terminó encerrado en una cárcel israelí sin razón alguna.

Y de Beit Hanun, al norte de la Franja de Gaza, vamos a la zona del Ramel de la ciudad de Gaza al Centro Palestino de Derechos Humanos (PCHR). Tengo muchas preguntas, pero sobre todo, tengo una: ¿Por qué los israelíes detuvieron a un joven palestino de 16 años con una pierna ortopédica? Y así nos lo explica Rayi A-Surani.

“El caso de Ayyub es único y muy especial. Él obtuvo el permiso para salir y para volver a través del aeropuerto de Tel Aviv sin interrogatorio alguno, esto demuestra que su arresto fue algo arbitrario. Fue en el paso de Erez cuando lo pararon e interrogaron. Fue acusado por algo muy confuso tras lo que ha sido sentenciado en un tribunal militar israelí y enviado a prisión.

La extrañeza del asunto no nos sorprende. Israel es famoso por violar los tratados internacionales e incluso los derechos humanos cuando se trata de doblegar a los palestinos. Durante el interrogatorio los soldados no dudaron en destrozarle a Ayyub la prótesis recién implantada por lo que su capacidad de movilidad en la cárcel es casi nula.

No es la primera vez que las organizaciones de derechos humanos apuntan a Israel por ignorar la atención médica necesaria para los presos palestinos. La negligencia médica es una violación de los derechos humanos y en muchos casos se llega a definir como tortura.

En lo que va de año dos presos palestinos, Abu Hamdiya y Arafat Jaradat, han muerto en cárceles israelíes consecuencia de esta negligencia médica. Hamdiya murió porque el cáncer que sufría se extendió por su cuerpo de manera irreversible. En varias ocasiones avisó a los guardianes israelíes de fuertes dolores de garganta, pero nunca recibió el tratamiento adecuado. Arafat Jaradat falleció tras ser expuesto a violentos interrogatorios tras los que no recibió la atención médica necesaria.

Prisionero palestino liberado tras huelga de hambre

Iyad Abu Jadeir

Iyad Abu Jadeir

Iyad Abu Jadeir, prisionero palestino miembro de la ‪‎Yihad Islámica‬ hoy por fin ha vuelto a ‪Gaza‬, con su mujer e hijos.

Abu Jadeir se puso en huelga de hambre el pasado mes de abril ya que, a pesar de haber cumplido sus 8 años de cárcel, las autoridades israelíes no quisieron liberarlo. Así que lo sometieron a torturas mientras él llevaba días sin comer ni beber agua.

¿Por qué no quisieron liberarlo?

Porque Abu Jadeir vive en la Franja de Gaza y está casado, pero no tiene el carné de identidad “oficial” gazatí que otorga ‪Israel‬. Sí, Israel decide quién reside y quién no reside en la Franja de Gaza. Abu Jadeir tiene un pasaporte jordano, pero a la hora de ser liberado, el gobierno jordano pasó de él y no le permitió entrar. Israel le dijo: “Ok, pues ni a Jordania ni a Gaza (aunque sepamos que tienes ahí a tu mujer e hijos), te vamos a mandar a tomar por culo, a Australia, Canadá o Suecia, ¿ok?” NO, dijo Abu Jader, no quiero ser deportado, quiero volver con mi familia a Gaza. [Diálogo ficticio]

Tras 2 meses de huelga de hambre y ser TORTURADO Abu Jadeir consiguió volver a su casa en la ciudad de ‪‎Rafah‬, en la Franja de Gaza.

La Yihad Islámica dando la bienvenida al prisionero

La Yihad Islámica dando la bienvenida al prisionero

ACTUALIZACIÓN: 22/07/2013 12:40 Horas

Reportaje para HispanTV sobre la liberación de Iyad Abu Jadeir y su caso de tortura y extorsión: