El palestino más viejo del mundo

Hace unos años murió el palestino más viejo del mundo a los 120 años. Se llamaba Abu Ahmed. Uno de sus familiares me contó un día en Gaza una de las anécdotas más conocidas del anciano. Es la siguiente:

<< Era el año 2005. Los palestinos de la franja de Gaza salimos de casa para ver cómo los soldados israelíes sacaban de sus casas a los últimos colonos judíos. El caso es que, tras unas horas, nos reunimos la familia en el diwan* y yo le pregunté a mi tío:

  • Tío, tú que eres el palestino con más edad y que has visto las diferentes ocupaciones de Palestina¿Cuál de las ocupaciones es para ti más destacada por una razón u otra?

El anciano se paró un momento y, afirmando con su cabeza, dio una calada a su cigarrillo liado con tabaco shami y contestó:

  • ¿La ocupación de Palestina que más destaca en mi memoria? Es, sin duda, la británica… El día que se marcharon los soldados ingleses estaba con mis amigos y  mis primos al lado de la vía del tren. Del último vagón que se llevaba los últimos soldados británicos de Palestina salió, de repente, la mano de un soldado que nos hacía una señal de ‘jódete’ con el dedo. Desde entonces, efectivamente, hemos estado ‘jodidos’**. >>

 

 

*Diwan aquí se refiere al lugar familiar donde se reúnen para discutir temas o resolver problemas.

**El viejo Abu Ahmed dijo en árabe: “Desde entonces, efectivamente, estamos sentados en ese dedo”. Que viene a ser lo mismo que decir: estar jodidos.

 

Brigadas del Amor Imposible #Gaza

M. llega a casa, le hemos preparado una sorpresa: un buen café espresso y unos dulces. Pero M. no levanta la vista del móvil.

Su entrecejo se arruga cada dos minutos. Está chateando con ella. Su amor. Su amor imposible. Nosotros hemos hecho lo posible para que se sienta bien hoy. No es fácil estar pensando todos los días sobre la misma decisión: ¿lo dejamos o no?

M., como la inmensa mayoría de jóvenes de la franja de Gaza, se topó con ella por casualidad en la calle. El resto, el acercamiento, abrirse el corazón mutuamente, conocerse, amarse, llegó de la mano de las tecnologías, del Facebook.

Tras meses, en los que además M. ha estado yendo al gimnasio para refigurar su delgadísima figura, M. y ella tienen la certeza de que lo suyo es imposible. El padre de ella nunca lo aceptará como yerno y M. no tiene dinero suficiente para convencerlo de lo contrario.

Un significativo número de los intentos de suicidio que se dan en la franja tienen como raíz la depresión por un amor imposible. Unas veces porque la familia de ella rechaza que se casen, otras porque la familia de él no lo permite… pero, sin lugar a dudas, el fundamento estriba en la carencia de solvencia económica. El desempleo golpea al 60% de los jóvenes gazatíes. Es una de las consecuencias de los años de bloqueo israelí.

Otro gazatí, O. le comentó ayer a su padre que quería pedir la mano de una chica. Con ella ha estado chateando, viéndose, paseando discretamente, desde hace cuatro años. O. acaba de terminar la universidad y está sin trabajo. Su padre le dice que no puede pedirle la mano. “¿Con qué dinero? -le pregunta- ¿Crees que yo puedo mantener a tus hermanas y hermano y también pagarte este compromiso y una futura boda?”.

O. ha entrado en estado de depresión por amor imposible. Ella le dijo que se diera prisa porque su primo había llegado a casa para pedir su mano.

20130622_231552

Graffiti en un muro de la franja de Gaza: “Brigadas del Amor Imposible”. Foto: Isabel Pérez (2013).

B. tiene el mismo problema que O. con la dificultad añadida de que es un beduino. Un beduino con un título universitario, pero cuyo padre nunca le prestará el dinero que necesitaría para firmar el contrato de matrimonio con su yerno. Y, B., la ama, la ama con toda el alma. Igual que ella quien ha rechazado cualquier petición de mano hasta el momento. No sabe hasta cuándo podrá seguir haciéndolo.

Historias así oigo cada día… En Gaza se están formando las Brigadas del Amor Imposible.

 

 

 

El bloqueo también mata

***Actualización 18/02/2016: las organizaciones palestinas de Derechos Humanos investigan en estos momentos el caso de la niña porque, además de la imposibilidad de que la familia viajara a Israel, Jerusalén-Este o Egipto, se teme que la corrupción administrativa también haya tenido un papel importante.

 

Una dulzura de niña acaba de morir en Gaza. Sufría insuficiencia renal, pero a estas horas las principales páginas web de noticias palestinas mantienen en portada la foto del Coordinador Especial de la ONU para el Proceso de Paz en Oriente Medio, Nickolay Mladenov. Mladenov ha estado en Gaza y en rueda de prensa ha lanzado un discurso repetitivo (de esos que los periodistas podríamos haber escrito antes de que él llegara) sobre que la reconstrucción sigue, que hay logros alcanzados, que quieren lo mejor para todos en Gaza, etc.

Después de contestar las preguntas, de algunos periodistas, ha terminado con una retórica envolvente de amistad y empatía.

Pero una niña ha muerto en Gaza. Y creo que no hay suficientes palabras que puedan tranquilizar a un padre y a una madre que han hecho todo para que esta niña cruzara el paso fronterizo de Rafah durante los escasos tres días que ha estado abierto, después de 70 días seguidos de cierre total. No lo lograron. El paso volvió a cerrarse y la niña murió.

Todos estamos potencialmente muertos en Gaza. Tienes un accidente terrible y en los hospitales no saben qué hacer porque falta formación y materiales, mueres; estás trabajando sobre un andamio y cede el madero porque no es el apropiado ya que Israel ha bloqueado la entrada de madera gruesa y fuerte, mueres; tienes cáncer, mueres; tienes una enfermedad degenerativa que necesita cuidados especiales, mueres; tienes una mentalidad abierta y libre, también mueres. Mueren también los que quieren casarse y no pueden, cometen suicidio (o lo intentan); o casos como el de una joven que veía su futuro hundirse y decidió cortarte las venas hace unos días en Gaza.

La niña, Marah Diab, ha muerto y ella, como todos aquí, no quería morir. Tenía miedo. Sufría mucho en la unidad del hospital para diálisis. Llamaba a su padre todo el tiempo.

¿Cuántas veces habrá que repetir que el bloqueo también mata, que no solamente son las guerras?

 

 

 

Suicidarse por amor en Gaza

Un hombre ha intentado suicidarse esta tarde en Gaza y lo ha hecho de una forma llamativa: subiéndose a una antena de comunicaciones cercana a la Universidad de Al-Azhar. Así, todos vecinos, viandantes, periodistas y policía han sido testigos de la mise en scène de una muerte voluntaria, de un suicidio.

“El hombre gritaba que quería casarse pero es pobre”, afirma una periodista del New York Times que estaba ahí en ese momento.

En la página web de la Agencia de Noticias palestina Ma’an indican que se trata de un funcionario de la Autoridad Palestina que ha dejado de cobrar su salario. Sin salario no puede casarse. Imposible casarse en Gaza sin tener un sueldo porque hay que: pagar la dote de la prometida (el maher), pagar la fiesta, los vestidos, la comida… son tres días completos de boda según marca la tradición.

Pero lo más complicado de todo esto es pagar la dote. Convencer al padre de la novia desembolsando una cantidad de dinero que gira entorno a los 4.000 euros. Puede ser menos y también mucho más.

Cada mañana, cuando enciendo la radio, oigo anuncios publicitarios que ofrecen las mejores gangas para esos tres días de matrimonio. “Incluye gratis un regalo para los novios”… “Con 500 sillas para los invitados y música [enlatada] en directo”…
Y el pago a plazos, sin necesidad de presentar aval, ni de tener cuenta bancaria.

El dinero lo es todo cuando se quiere avanzar en la vida de este modo, formando una familia, siendo Alguien. Porque la sociedad te obliga a que así sea. Y, sinceramente, muchos y muchas jóvenes en la franja de Gaza ven el matrimonio como una forma de buscar la felicidad en esta situación de duro bloqueo israelí. Aquí la única escapatoria es el Amor.

 

Lo que nos lanzó Israel durante la guerra…

Porque no solo fueron misiles, obuses… sino también bengalas luminosas que iluminaron el cielo de una forma casi apocalíptica produciendo un estruendo tan fuerte como cualquier misil o incluso barriles. Estas son algunas fotos de una pequeña colección de restos del obuses y misiles que el Ejército israelí lanzó durante la última agresión en la Franja de Gaza.

Cacharros guerra6

Barril lanzado por el Ejército del Aire israelí que no llegó a explotar. Los bombardeos con barriles provocan cráteres impresionantes, además de provocar mayores daños a su alrededor y, por supuesto, mayor número de víctimas al estar llenos de bolas de metal y otros objetos pesados.

Cacharros guerra

Barril lanzado por el Ejército del Aire israelí que no llegó a explotar. 

Cacharros guerra2

Restos de misiles, obuses de diferentes tipos, cartuchos, etc. usados por el Ejército israelí en la última guerra en Gaza. 

Cacharros guerra3

Restos de un misil inteligente lanzado por el Ejército israelí durante la última guerra en Gaza. 

Cacharros guerra4

Probablemente resto de un misil que propulsa bengalas luminosas que iluminan grandes espacios. Usados por el Ejército israelí en la última guerra en Gaza. 

Palestinos de Gaza contra Plan de reconstrucción de Serry

Estos días en Gaza muchas son las protestas que están teniendo lugar contra el Mecanismo de reconstrucción de la Franja de Robert Serry, Coordinador Especial para el Proceso de Paz en Oriente Medio de las Naciones Unidas (UNSCO). Los palestinos denuncian que el plan legitima el bloqueo israelí, ¿cómo? pues dando pie a que las autoridades israelíes tengan el derecho de supervisar y dar el visto bueno a todos y cada uno de los proyectos. Israel decide cómo, cuándo y qué cantidad entra. Esto le da pie a imponer suspensiones temporales de entrada del material de construcción y otros bienes humanitarios, tal y como hizo la semana pasada. Por lo tanto, el plan de Serry (de las Naciones Unidas) estaría perpetuando el bloqueo israelí sobre la Franja dándole semejante rol y potestad a la entidad ocupante.

Los palestinos dicen no, no al plan de Serry. Las Naciones Unidas defienden que este no es su plan, sino un plan de israelíes y palestinos. Aunque las Naciones Unidas sea el mediador, bien es sabido que ha querido contentar, una vez más, las exigencias de “seguridad” israelíes en detrimento de un plan de reconstrucción más rápido y eficaz que asegure una vida digna, protección y ayude a devolver una vida normal a los habitantes de la Franja de Gaza que sufrieron una de las agresiones más largas de sus vidas, 50 días de bombardeos israelíes por tierra, mar y aire.

Aquí unas fotos de la marcha organizada hoy 09/11 por la Unión de Comités de Acción Agrícola de la Franja (UAWC):

isa1 isa2 isa3 isa4 isa5 isa6