Lo que nos lanzó Israel durante la guerra…

Porque no solo fueron misiles, obuses… sino también bengalas luminosas que iluminaron el cielo de una forma casi apocalíptica produciendo un estruendo tan fuerte como cualquier misil o incluso barriles. Estas son algunas fotos de una pequeña colección de restos del obuses y misiles que el Ejército israelí lanzó durante la última agresión en la Franja de Gaza.

Cacharros guerra6

Barril lanzado por el Ejército del Aire israelí que no llegó a explotar. Los bombardeos con barriles provocan cráteres impresionantes, además de provocar mayores daños a su alrededor y, por supuesto, mayor número de víctimas al estar llenos de bolas de metal y otros objetos pesados.

Cacharros guerra

Barril lanzado por el Ejército del Aire israelí que no llegó a explotar. 

Cacharros guerra2

Restos de misiles, obuses de diferentes tipos, cartuchos, etc. usados por el Ejército israelí en la última guerra en Gaza. 

Cacharros guerra3

Restos de un misil inteligente lanzado por el Ejército israelí durante la última guerra en Gaza. 

Cacharros guerra4

Probablemente resto de un misil que propulsa bengalas luminosas que iluminan grandes espacios. Usados por el Ejército israelí en la última guerra en Gaza. 

La joven con cáncer y la resistencia.

Octubre es el mes Internacional de Concienciación sobre Cáncer de Mama

El otro día fui a la oficina para registro de salidas por el paso de Rafah. Hay varias oficinas en la Franja, esta a la que fui era la de la ciudad de Gaza. No había mucha gente, lo cual era un poco extraño. Era la segunda vez que me acercaba al registro, la primera me encontré con que todo estaba cerrado y los funcionarios no tenían ni idea de cuándo podrían volver a registrar salidas. Los seis o siete que éramos esperábamos nuestro turno, pero a lo palestino: de pie y agolpados a la ventanilla, y al aire libre, con un calor horrible.

Había una joven. Tendría entre 22 y 25 años. No más de 25 años. Pálida, sin maquillaje… Cuando le tocó el turno escuché que le decía al funcionario que llevaba más de 60 días sin recibir su tratamiento. Tiene cáncer de mama. “Por el amor de Dios necesito ir a Egipto para recibir tratamiento cuanto antes, ¿cuándo podré salir?”.

Se me quedó el corazón en un puño.

Segundos antes estaba yo pensando que tras dos duros años en la Franja de Gaza sin poder salir a ver a los míos estaba a punto de conseguirlo. Frente a mi, una mujer jovencísima con cáncer sufriendo, rogando un registro rápido para salir lo antes posible…

Joder, pensé, vaya mierda de bloqueo. Y de guerra.

Durante los cincuenta días de operación militar israelí contra la Franja ningún paciente pudo salir a tratarse. Imaginaos, casi dos meses. Para los pacientes con enfermedades complicadas como el cáncer eso supuso – tal y como explicaba la chica en la cola del registro- “dormir en el hospital todos los días”. Dormir, que no recibir el tratamiento.

El funcionario le dijo que “Inshallah (si Dios quiere) en dos días podrá obtener un permiso de salida”. “Allah le escuche”, dijo la joven. Y se marchó.

Se fue sin malhumores, sin gritos, sin empujones, sin maldecir este mundo. “¡Qué fortaleza!”, pensé yo… “¡qué resistencia!”.

Lo cierto es que en Gaza, durante la reciente guerra, más de 32 enfermos de cáncer MURIERON por no poder recibir su tratamiento. El cáncer de mama es el tipo más extendido entre la población femenina de esta región. Israel, con su bloqueo ilegal, impide la entrada del material necesario para tratar el cáncer en hospitales de la Franja de Gaza por lo que los/as enfermos/as tienen que esperar hasta conseguir permisos especiales de los israelíes que les permitan salir a tratarse fuera.

Seguimos vivos… pero jodidos.

“Estamos vivos y seguimos teniendo casa”, dicen algunos en Gaza. Otros, sin embargo, se quejan porque no consiguen un piso que alquilar después de que el ejército israelí (sin objetivos claros que bombardear, según decían en el Canal 2 israelí la primera semana de ofensiva tomando fuentes anónimas de oficiales del ejército del aire) redujera a escombros sus hogares, casas unifamiliares de tres o más pisos. Efectivamente, los propietarios capitalistas malolientes, mentirosos que, además, son peores que los colaboracionistas de Israel, tienen ahora miedo de dejar sus pisos en manos de familias que han sufrido como los que más en esta sucia e inhumana guerra. Y tienen miedo porque la situación está pasando de castaño a oscuro en cuestión de días e Israel podría reanudar la ofensiva, atacando de nuevo a los mismos objetivos: familias con niños, mujeres y ancianos en sus casas.

En el mar ningún pescador ha logrado llegar a las 6 millas náuticas que Israel aceptó en las declaraciones de alto al fuego de El Cairo. La marina israelí está día a día aprovechando la ceguera diplomática y ataca, dispara y secuestra a pescadores a menos de 3 millas náuticas.

En la línea verde ya se han registrado los primeros ataques a campesinos en las zonas del sur de la Franja de Gaza, zonas que el ejército israelí tiene especial predilección para atacar y/o arrasar con sus excavadoras y tanques. 

Las ayudas “humanitarias” para reconstruir no llegan y todos se preguntan qué están esperando si también en el mencionado cese al fuego estaba estipulado que Israel permitiría la entrada de todos los materiales necesarios para reconstruir la Franja de Gaza. Eso sí, entran mercancías casi diarias de patatas fritas, Coca Cola y otras porquerías alimentarias.

Seguimos con 6 escasas horas de electricidad y la compañía telefónica (privada) se queja porque tiene que seguir arreglando las líneas y torres eléctricas con el material que han podido salvar del gran incendio provocado por la incursión israelí en la zona donde se encontraban su almacén principal, en Shija’yya. El bajo voltaje eléctrico está haciendo que los electrodomésticos básicos (nevera, lavadora) no funcionen bien y se terminen estropeando. A ver quién puede ahora pagarse una nevera nueva…

Y, como consecuencia de la falta de suministro de luz, no llega agua corriente a muchas casas. Las familias, que normalmente viven juntas en el mismo vecindario, están organizándose para dividirse el precio de la excavación e instalación eléctrica de un pozo. Cuesta alrededor de 1.500€… Obviamente las familias que pueden pagar esto son muy pocas. 

Los bancos de la Franja siguen repletos de gente cada mañana. Los salarios para los funcionarios no llegan. Ramallah promete cada día que pronto los recibirán, tanto los trabajadores de la Autoridad como los del exgobierno de Hamas. Llevan así semanas… y nunca llega el dinero. 

La situación en la Franja sigue siendo igual que antes de la guerra pero…

con más de 16.000 casas destruidas,

300.000 personas desplazadas,

miles de personas lisiadas de por vida,

la economía gravemente dañada porque Israel destruyó cientos de fábricas y negocios,

con menos productos agrícolas porque Israel arrasó los campos con su incursión terrestre, 

… y las esperanzas de un levantamiento total y real del bloqueo por el suelo.

Estamos vivos, pero jodidos.

14 días de guerra en Gaza

“Estamos condenados a la esperanza”, dijo el poeta Sa’adullah Wannus.

 

foto1

Camino a Beit Hanun… destrucción y olor a gas. Foto: Isabel Pérez

foto2

Paramédico limpiando la sangre de una ambulancia. Foto: Isabel Pérez.

foto3

Médico del hospital Shifa muestra el chip electrónico de un misil que penetró en el cuerpo de una niña palestina. Foto: Isabel Pérez

foto4

Niños palestinos en el hospital Shifa: ‘¿Cuándo viviremos con seguridad?’, ‘Mis juguetes están manchados de sangre’, ‘Me han quitado a mi madre’, ‘El ejército (israelí) me ha robado la infancia’. Foto: Isabel Pérez

foto5

Un trabajador del hospital Shifa limpia la sangre de los palestinos muertos. Foto: Isabel Pérez.

Casas, instituciones… bombardeadas en Gaza

Casa_01

Casa bombardeada. Las casas colindantes también fueron destruidas o gravemente dañadas. Foto: Isabel Pérez. Gaza

casaunrwa

A la derecha, casa bombardeada, a la izquierda escuela de la UNRWA dañada por el bombardeo. Alrededor de 50 instalaciones de la UNRWA han sido afectadas durante los ataques israelíes. Foto: Isabel Pérez.

Colegio UnRWA

Misma escuela de la UNRWA dañada por el bombardeo, vista desde el otro lado. Foto: Isabel Pérez.

piso

Apartamento bombardeado por helicópteros Apache israelíes. Foto: Isabel Pérez.

20140716_170214

Sede del ministerio de Interior de Hamas tras el bombardeo. El edificio acababa de ser construido. Foto: Isabel Pérez

Nuevos bombardeos israelíes sobre la Franja de Gaza

El viernes 4 de abril, pasada la medianoche en Gaza, aparecieron en el cielo los aviones de guerra israelíes: F16, aviones no tripulados, helicópteros… Y comenzó una cadena de bombardeos, hasta 15, sobre diferentes lugares de la Franja de Gaza. En Al-Mughraga (cerca de la centra eléctrica) cayó uno de los misiles israelíes y resultó herido un niño de un año de edad, al recibir el impacto de los fragmentos del misil, fragmentos que pueden resultar mortales, aún más si se trata de un niño tan pequeño. Otro hombre palestino resultó herido.

Niño palestino de un año que resultó herido tras bombardeos israelíes. Lugar: Hospital de A-Shifa, Gaza. Fuente: HispanTV. Entra para ver el reportaje de HispanTV.

El daño psicológico de estos ataques repentinos con una maquinaria bélica de una “guerra” asimétrica, una guerra que abrieron los sionistas hace más de 65 años, son muchos. Ansiedad, ataques de pánico, niños asustados que pueden terminar sufriendo trastornos… Aunque no os lo cuenten los grandes medios, debéis saber que los crímenes de guerra de Israel continúan.

Restos del misil que lanzó Israel sobre el taller de coches en Gaza. Se trata de un misil AGM-114 fabricado por EEUU.

Bombardeo

Un hombre mira el taller bombardeado por aviones de guerra israelíes.

Taller de coches bombardeado la pasada madrugada del viernes.

Taller de coches bombardeado la pasada madrugada del viernes.

Taller de coches bombardeado la pasada madrugada del viernes.