66 años de Nakba

¿Qué día es hoy?

He esperado sesenta y seis veces 365 días
Para saber qué día es hoy
Mientras me refugian en los concentrados
Campos de hormigón.

Ojalá pudiera trepar la vida
Para buscar de aquí una salida.
Ojalá pudiera pisar el mar
Para no volver a naufragar.

Hoy me he acordado
Que me dejé sobre el césped el té con menta
Que olvidé la cartera
Encima de la mesa.
Que no corté las malas hierbas.
Que no regué las flores de mi abuela.

Que me dejé la sudadera del colegio sin doblar.
Y la radio sonando tambores de guerra
Sin apagar.

Cuarenta y ocho horas después
De olvidarme de todo esto,
Me disculpé huyendo bajo el fuerte fuego.

En un sicomoro vi llorar a una joven
Que desconsolada ayudaba a su hermano a dormir.

Fue la nana más triste jamás cantada.

El comienzo de un futuro
Que terminó con coartada.

Mis manos se volvieron negras y hasta hoy
Sigo buscando cómo limpiarlas
De tanto dolor.

Y hoy que estamos a 6 de mayo,
No puedo sino preguntar ¿Qué día es hoy?

Porque no logro encontrar la razón
Por la que tuvimos que huir
Dejando nuestro hogar y nuestro amor.

[Isabel Pérez | Gaza, 2014]

 

Más de VERSOS Y PROSA DESDE GAZA

Que lo cuenten los niños

Cartel Película_peq

Cuando alguien te pide que hables de la Franja de Gaza a unos niños de corta edad te sientes responsable. Por lo menos, así me sentí yo cuando me lo pidió mi amiga Sonia. Su hija Senda va a un colegio donde este año tratan el tema de viajes alrededor del mundo. Sin embargo, yo no podía dar esa charla a los niños porque no puedo salir de la Franja de Gaza sin arriesgarme a que luego no pueda volver a entrar. Así llevo más de un año.

Pero quería hacer algo para ellos. Quería enseñarles que hay muchos niños de su edad que no viven como ellos, o como el resto de europeos. Así que pensé, ¡hagamos un video! Y que lo cuenten los niños de la Franja, no yo.

Carmel y Mohammed son los protagonistas. Son dos niños palestinos que viven en la Franja de Gaza.

 

Carmel es una niña de 8 años que vive con su familia en un apartamento en la ciudad de Gaza. Su mamá es argelina y es una de las miles de personas que no pueden salir de la Franja para visitar a su familia debido al bloqueo israelí. Quieren construir una casa en los campos de su familia, al norte de la Franja, pero no pueden porque no entra cemento ni el resto del material de construcción debido al mencionado bloqueo.

Mohammed es un niño de 10 años que vive con su familia y su abuela en el campo de refugiados de Jabalia. Le gusta mucho la música y siempre pregunta por sus antepasados que vivían en una casa con tierras agrícolas y no eran pobres como ellos son ahora. Es la representación del derecho al retorno de los refugiados palestinos que fueron expulsados en 1948 de sus hogares por los sionistas que hoy continúan construyendo Israel sobre territorio palestino ocupado.

Este proyecto se ha realizado gracias a la desinteresada colaboración de PMP, Palestine Media Production, en Gaza, que nos ha dejado gratuitamente las cámaras y el equipo de edición. Tampoco hubiera sido posible sin los niños, entregados y muy atentos en todo momento durante el rodaje. El cese de los derechos de autor para utilizar la canción “Huelga en la escuela” del gran maestro, Marcel Khalife, compositor y músico libanés ha hecho posible la banda sonora de estos minutos de filme documental.

Por favor, no dudéis en compartir el video. En cualquier momento podéis poneros en contacto con la directora a través del email: perezperezisabel[arroba]yahoo.es

 

***Un poco más sobre mi: Isabel Pérez es una periodista que vive y trabaja en la Franja de Gaza desde enero de 2013. La co-dirección corre a cuenta de su compañero, Mussa’ab Bashir, natural de la Franja, periodista y traductor. Isabel trabaja para la cadena de televisión HispanTV y colabora para varios medios como Eldiario.es o Periódico Diagonal. Desde 2007 ha vivido en Oriente Medio, en países como Egipto o Irán. Ha sido profesora de español en diferentes institutos Cervantes. Ha realizado estudios sobre Islam y Mundo Árabe, lengua árabe y persa, así como Periodismo de Paz bajo la batuta del reportero Jake Lynch, del Centro para Estudios de Paz y Conflictos de la Universidad de Sidney, Australia.

 

¿Qué es la causa palestina?

Nader FPLPEn Gaza o en Cisjordania, pero sobre todo en Gaza, se podría decir que no existe una sola familia que no tenga o no haya tenido a uno de sus miembros en la cárcel. Las razones por las que Israel pone entre rejas a palestinos varían, pero muchas veces son en las llamadas detenciones administrativas, en las que no hay ni explicación ni juicio para los apresados. De hecho, bien es sabido que depués de que Israel liberara a más de mil prisioneros en el intercambio de Shalit (soldado israelí que tenía en cautiverio Hamás), esperó muy poco para volver a meter a los mismos palestinos a la cárcel. Samer Issawi, Ayman El-Sharawna son algunos ejemplos de este caso que os he comentado.

En este post os quiero presentar un caso curioso para  demostrar que la lucha de la causa palestina no solo tiene en sus filas a musulmanes o cristianos, tiene además a judíos. Porque ser judío no es sinónimo de ser antipalestino, ni ser palestino es sinónimo de ser  antijudío.  Este de la foto es Nader Sadaka, prisionero político, samaritano (se consideran descendiente de las doce  tribus de Israel) de Naplusa, en Cisjordania, y militante del Frente Popular para la Liberación de Palestina. Fue arrestado en 2004.

La causa palestina y el mito de Israel

La Historia de Palestina es muy difícil de resumir. Como todos sabemos, Oriente siempre ha estado habitado por diferentes civilizaciones y sus nombres nos bailan en la cabeza (a pesar de haberlas estudiado una y otra vez). Mi humilde resumen de la historia palestina seguro que puede provocar la rabia de algunos historiadores, pero tengo que resumir.

Palestina estaba habitada por pueblos semitas, como los cananeos (fenicios), los moabitas o los arameos. Las tribus de Israel, cuando fueron expulsadas de Egipto, llegaron hasta la tierra de Canaán (Palestina). En el año 1.000 antes de Cristo, el Rey David (padre del posterior Rey, Salomón) las unificó en un solo reino, al norte de Palestina, reino que tendría -como es siempre presente en la Historia- guerras y disputas continuadas con otros pueblos hasta que cayó en el año 600 AC conquistado por el rey babilonio Nabucodonosor. Asirios, babilonios, persas, griegos, romanos… todos estos, por ese orden, pasaron por Palestina y levantaron ahí sus reinos / imperios.

Los judíos fueron maltratados en varias de estas conquistas, incluso expulsados, y fueron marchándose hacia otros países. En este punto hay que señalar que cuando los judíos llegaron por primera vez a Palestina se encontraron con tribus que adoraban a dioses diferentes que al suyo. Eso no creo que les gustara… E intentaron, claro está, convertirles a su religión, convencerles de sus costumbres y tradiciones, tal y como ocurrió en América cuando llegaron los españoles en 1492. Los palestinos no eran desde el inicio musulmanes. El Islam apareció en el año 622 (siete siglos tras la muerte de Cristo). De ahí que no se debería,  aunque el Islam sea la religión más extendida en Palestina, pensar en la causa palestina como una lucha entre musulmanes y judíos.

Vídeo:


Hasta que llegaron los árabes… Palestina fue islamizada y los cristianos llegaron con sus Cruzadas, a las que Saladino derrotó en esa parte de Oriente Medio y reinó. Después llegaron los mamelucos (que también estaban en Egipto). Luego, el gran Imperio Otomano (turcos), imperio musulmán que se vino abajo al finalizar la Primera Guerra Mundial. Y es entonces cuando los ingleses ocuparon Palestina: 1917.

Ya sabemos que era época de colonias y que las encontramos por todo Oriente Medio y Oriente Lejano. Los palestinos, claro está, llegaron a tal punto que -como en todas las historias de países ocupados por una potencia- explotaron en un levantamiento contra los colonialistas ingleses. Finalmente, Inglaterra, exhausta de disputas con los palestinos sublebados, cedió sus responsabilidades como colonia.

En ese mismo año 1917, el ministro de Relaciones Exteriores británico, Arthur James Balfour, escribió una carta al líder de la comunidad judía de Gran Bretaña, ofreciendo su apoyo a la causa sionista. Es la famosa Declaración de Balfour que significó un gran avance para los judíos que, desde hacía un siglo aproximadamente, se habían organizado en una Organización Sionista cuyo objetivo era preparar la vuelta de todos judíos a la “tierra prometida”. Los palestinos describieron esta declaración así: “La declaración de Balfour es la promesa de quien no posee a quien no lo merece”

Así pues, Inglaterra decidió contar con las Naciones Unidas que en 1947 aprobó, con la resolución 18,  la división de Palestina en dos: una parte sería para los judíos y otra para los árabes. En la cuarta línea de esta resolución leemos su porqué:

“[General Assembly] Considers that the present situation in Palestine is one which is likely to impair the general welfare and friendly relations among nations” (La Asamblea General de las Naciones Unidas considera que la presente situación en Palestina va a perjudicar al bienestear general y las relaciones amistosas entre naciones)

Lo que la ONU e Inglaterra pactaron, junto con otros países, fue que se les diera un trato especial a los judíos que habían sido masacrados con el Holocausto Nazi. El premio de consolación fue, un país. Y aquellos que pagaron los platos rotos fueron, los palestinos.

nakba nakba2 nakba3


Fotos: Nakba (Catástrofe). En 1948 miles de palestinos fueron expulsados violentamente de sus tierras por la creación del estado de Israel. Comenzó a hablarse entonces del refugiado palestino.

Muchos estados árabes se negaron a esta “invención”, a crear un país de la nada, despojando más de la mitad de su derecho a los palestinos: “Privar a la mayoría del pueblo palestino de su territorio y transferirlo para uso exclusivo de una minoría del país… La Organización de las Naciones Unidas no tiene poder para crear un nuevo Estado. Esta decisión sólo puede adoptarse por la libre voluntad del pueblo de los territorios en cuestión (…)”. A pesar de esto, las Naciones Unidas no aceptó la queja. El representante de Siria ante la ONU Faris El-Khouri insistió: “la Asamblea General no es un gobierno mundial que pueda dictar órdenes, decidir la partición de Estados o imponer constituciones, ni normas, ni reglamentos y tratados sobre personas sin su consentimiento”. Pero también fue en vano.

Se buscaron soluciones, nuevas propuestas. El representante de China no dudó en decir: “Las Naciones Unidas fueron creadas principalmente para el mantenimiento de la paz internacional. Sería trágico el hecho de que las Naciones Unidas, al intentar una solución política, llegaran a ser la causa de una guerra”. Pero, el 14 de mayo de 1948 se proclamó la creación del estado de Israel, y el mito de un pueblo que había desaparecido de forma natural, se volvió a crear. Es aquí cuando vemos que la creación de Israel solo se hizo bajo empeño de unas potencias mundiales y de sus intereses. No se puede crear un país, una nación, basándose en una religión. Así lo defiende también el historiador israelí Shlomo Sand: «El sionismo robó el término religioso Tierra de Israel [Eretz Israel] y lo convirtió en un término geopolítico». Shlomo es el autor del libro “Cuándo y cómo se invention of jewish peopleinventó el pueblo judío”, un libro que no tiene desperdicio y aquí el enlace para descargarlo.

Con el paso de los años, los israelíes han desarrollado una maquinaria de guerra muy sofisticada desde el punto de vista tecnológico. Han aprovechado el apoyo de EE.UU. para violar los tratados que decían dónde termina Israel y dónde empieza Palestina, y han invadido toda Palestina. Hoy en día, con el paso de las intifadas y la resistencia palestina, han conseguido que Israel retroceda, pero a cambio la Franja de Gaza está bajo bloqueo férreo y a los palestinos que habitan bajo demarcación israelí se les trata como ciudadanos de segunda. Por eso, muchos no llaman a Israel, país o estado, sino “régimen”, porque no es un estado ni legítimo ni histórico.