Mensaje de un prisionero palestino en huelga de hambre

Un prisionero palestino, detenido administrativo, ha logrado enviar un mensaje al exterior en su 13º día de huelga de hambre [se incluye más abajo].

Todo comenzó cuando dos prisioneros administrativos comenzaron hace 26 días una huelga de hambre, único método de protesta en las cárceles israelíes, exigiendo que las autoridades israelíes cumplieran con lo acordado en 2012 tras una huelga de hambre masiva protagonizada por prisioneros palestinos.

Hace dos semanas alrededor de 200 prisioneros también bajo detención administrativa* israelí esto es, detenidos sin juicio ni cargos, secundaron la huelga de hambre.

La Asociación del Club de Prisioneros Palestinos envía diariamente las últimas noticias respecto al estado de estos prisioneros. A través de ella nos llegaba la grabación de un prisionero palestino que pide al mundo el apoyo necesario para lograr que se haga justicia. La Asociación informó ayer 8 de mayo que al prisionero Mohammed Badr, miembro del Consejo Legislativo (Hamás) los carceleros le habían roto el dedo pulgar. Asimismo, llegó la dramática noticia de que las autoridades carceleras han decidido requisar la sal a los huelguistas. La sal es el único producto que les ayuda a que sus órganos vitales sigan funcionando.

Los maltratos a los que están siendo sujetos estos prisioneros en huelga de hambre son varios. Ayer se anunció que varios de ellos estaban siendo trasladados a cárceles para prisioneros criminales israelíes, lo cual indica que mientras los prisioneros israelíes comen y cocinan, los palestinos estarán expuestos a humillaciones, una situación difícil de sobrepasar debido al hambre y la debilidad.

*La detención administrativa fue impuesta durante el Mandato Británico en Palestina para poder detener con total impunidad y libertad a cualquier persona sin tener que realizarse juicios, ni presentarse cargos. Israel sigue aplicando este sistema de detenciones contra los palestinos en territorio ocupado.

Aquí un video con el mensaje del prisionero lanzado al exterior en árabe, traducido al español y al inglés por Mussa’ab Bashir e Isabel Pérez.

Anuncios

La hoguera de las negociaciones

Dicen que el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra. Abu Mazen (Mahmud Abbas) podría estar cayendo en este mismo error, pero lo hace con una dialéctica política que evita el ‘No’ o el ‘Sí’. Todavía no hay un sí o un no a la prórroga de las negociaciones de paz, lo que sí que hay es la petición de Palestina para formar parte de 63 organismos internacionales y la firma de 15 convenciones internacionales.

Las críticas de las facciones palestinas, el Movimiento de  Resistencia Islámica de Hamás, el Frente Popular para la Liberación de Palestina, la Yihad Islámica, llegan en forma de manifestaciones y declaraciones, repetitivas pero contundentes:

“las negociaciones no representan a un consenso nacional palestino”,

“no se puede confiar en el enemigo sionista”,

“la resistencia es la alternativa”,

“hay que frenar las negociaciones y llevar a la justicia internacional a los criminales de guerra israelíes”,

“la solución dedos estados es en detrimento del derecho al retorno de los refugiados palestinos”,

“es inaceptable que en medio de negociaciones ni siquiera los israelíes impongan una moratoria en la construcción de asentamientos de colonos”… etc

Este es el cóctel del que tienen que beber los ciudadanos palestinos desde el inicio de estas negociaciones de paz, en julio de 2013. Si algo cae por su peso es la poca fuerza de Abu Mazen y la imparable construcción de asentamientos para colonos israelíes en tierra palestina que ha aumentando un 123% en el año 2013.

Netanyahu sucumbe también, le falta la fuerza que antes tenía, y los cuervos (que no halcones) de los sionistas de derecha con carteras en Exteriores o Vivienda están colocando colonias como si de un Monopoli se tratara. En un día como ayer se anunciaba en intervalos de una hora: la licitación de 708 unidades de asentamientos en Jerusalén-Este, la confiscación de 60.000 dónums de tierra palestina en Nablusa, y otra licitación de asentamientos en Beit Yala (noroeste de Belén).  La publicación del concurso de edificación en Jerusalén-Este llega por tercera vez, al mínimo precio, para asegurar que una constructora se va a poner manos a la obra lo antes posible. En vísperas de la primera liberación de prisioneros (agosto 2013) Israel anunció la construcción de 800 unidades de asentamientos en Jerusalén-Este y 400 en Cisjordania; en febrero de 2014 anunció otras 558 unidades en Jerusalén-Este. Descomunal.

Kerry ha venido a la región más de una docena de veces, siempre con el fuelle bajo el brazo, para animar las llamas de la hoguera… de la hoguera de la paz.  Animaba a ambas partes, siempre conseguía su objetivo. A los palestinos les inyectaba – tras unas semanas desde su visita- unos millones de dólares para que pudieran pagar los salarios de sus funcionarios que desde hace años llegan tarde, muy tarde. A los israelíes no les paraban los pies con sus malditos asentamientos y quebrantamientos de la ley internacional.

Ayer por la noche, el canal 10 israelí en uno de sus programas de debate (London at Kirschenbaum) como fondo de pantalla para sus tertulianos (periodistas, analistas políticos, entre ellos un iraquí judío que sirvió para la Shabak) un Jonathan Pollard con una aureola y alas de ángel. Era casi apocalíptico. Un tipo que ni siquiera es israelí y que es la moneda de cambio para que los israelíes continúen en las negociaciones de paz. Pollard es un estadounidense, agente de la Mossad israelí, que sirve condena en EEUU por espionaje. A Kerry le han crecido los enanos en este circo.

Antes de esta angelical aparición en las pantallas de televisión, se enfrentaban 960×540 de pantalla, Pollard y Marwan Barghouti, la única salvación para que la línea Arafat-Abbas permanezca en la OLP (aunque él es más estilo Arafat – Abu Ammar- ). Con la liberación del palestino Barghouti, Abu Mazen respiraría más tranquilo, y la amenaza de Dahalan, hombre de la CIA y ahora hombre de Egipto, no sería tan… inminente. Pero volvamos a la mesa israelí-palestina. Los israelíes ofrecen sus concesiones: liberación del cuarto grupo de prisioneros palestinos y otros 400 prisioneros que no hayan cometido crímenes de sangre y cuya condena esté terminando. Y, quizás, la liberación de cabecillas fuertes, como Ahmed Sa’adat (secretario general del FPLP que ya ha repudiado su liberación con estas premisas) y… Marwan Barghouti. Nos quedamos con este último nombre, para un futuro.

Más concesiones de los israelíes: congelar la construcción de asentamientos, excepto en Jerusalén.

… Espero que Abu Mazen se haya leído la letra pequeña.

Negligencia médica israelí con un discapacitado

foto 3

Ayyub Atala ha cumplido la mayoría de edad en una cárcel israelí. Fue detenido con apenas 16 años cuando volvía de ser operado en Eslovenia. Una organización le ofreció cobertura médica totalmente gratuita y la colocación de una pierna ortopédica en lugar de la que había perdido en un bombardeo israelí sobre Beit Hanun (Franja de Gaza) en 2008.

El joven palestino tenía todos los papeles en regla. La coordinación necesaria en estos casos había sido aprobada por Israel, así que viajó a Eslovenia donde estuvo 23 días y volvió, aterrizando en el aeropuerto israelí de Ben Gurion. Del aeropuerto salió sin problema alguno y se dirigió hacia el paso de Erez-Beit Hanun para entrar a Gaza. Allí su familia le esperaba, con muchísimas ganas de verlo de nuevo caminar.

“Mi hermano y yo éramos  uña y carne – nos cuenta su hermano Mohamed, casi de la misma edad- Viajó a Eslovenia para ser operado y despues de 23 días fuimos a esperarlo al paso de Erez, felices, muy felices. Veíamos como la gente recibía con alegría a los suyos, pero Ayyub no llegaba y nosotros seguimos esperando hasta las 2 de la tarde. Entonces uno de los que llegaron nos preguntó si éramos la familia de Ayyub porque había visto cómo los israelíes le detenían.”

Las palabras finales se ahogaban en la garganta de Mohamed que rompió a llorar silenciosamente.

foto 1

Ayyub durante su tratamiento médico en Eslovenia. Foto cedida por la familia.

foto 2

Ayyub con su pierna ortopédica.

Amna, la madre de Ayyub, sabe que su hijo sufre en la cárcel, que los dolores en la pierna que le fue amputada continúan y que los soldados solo le dan aspirinas de forma ocasional. 

Ayyub pidió en la cárcel que le colocaran una prótesis [porque la otra se la destruyeron los israelíes en el interrogatorio] pero lo rechazaron“. Cuenta la madre con la mirada cada vez más perdida.

“Pero, ¿habéis hablado con alguien de derechos humanos?”, le pregunto.

“Fuimos a las organizaciones de derechos humanos, Addameer, Al Mezan, la Autoridad Nacional Palestina… pero no han hecho nada hasta ahora”, explica la madre.

Nos levantamos para marcharnos de la casa cuando la madre de Ayyub se desmaya y cae al suelo.

La impotencia es mucha y las explicaciones inexistentes. Sin embargo, así fue. Ayyub llegó de una operación que le devolvía la vida, la libertad, la juventud robada, pero terminó encerrado en una cárcel israelí sin razón alguna.

Y de Beit Hanun, al norte de la Franja de Gaza, vamos a la zona del Ramel de la ciudad de Gaza al Centro Palestino de Derechos Humanos (PCHR). Tengo muchas preguntas, pero sobre todo, tengo una: ¿Por qué los israelíes detuvieron a un joven palestino de 16 años con una pierna ortopédica? Y así nos lo explica Rayi A-Surani.

“El caso de Ayyub es único y muy especial. Él obtuvo el permiso para salir y para volver a través del aeropuerto de Tel Aviv sin interrogatorio alguno, esto demuestra que su arresto fue algo arbitrario. Fue en el paso de Erez cuando lo pararon e interrogaron. Fue acusado por algo muy confuso tras lo que ha sido sentenciado en un tribunal militar israelí y enviado a prisión.

La extrañeza del asunto no nos sorprende. Israel es famoso por violar los tratados internacionales e incluso los derechos humanos cuando se trata de doblegar a los palestinos. Durante el interrogatorio los soldados no dudaron en destrozarle a Ayyub la prótesis recién implantada por lo que su capacidad de movilidad en la cárcel es casi nula.

No es la primera vez que las organizaciones de derechos humanos apuntan a Israel por ignorar la atención médica necesaria para los presos palestinos. La negligencia médica es una violación de los derechos humanos y en muchos casos se llega a definir como tortura.

En lo que va de año dos presos palestinos, Abu Hamdiya y Arafat Jaradat, han muerto en cárceles israelíes consecuencia de esta negligencia médica. Hamdiya murió porque el cáncer que sufría se extendió por su cuerpo de manera irreversible. En varias ocasiones avisó a los guardianes israelíes de fuertes dolores de garganta, pero nunca recibió el tratamiento adecuado. Arafat Jaradat falleció tras ser expuesto a violentos interrogatorios tras los que no recibió la atención médica necesaria.

2ª parte: La paz tiene un precio

Sí, continuamos con el aluvión de dudas, de escepticismo por parte de algunos palestinos, de optimismo también por parte de otros… y de retórica y subterfugios por parte de los políticos implicados en las posibles negociaciones de paz entre Israel y Palestina.

El periódico israelí Haaretz publica hoy que, según las encuestas, un 55% de los israelíes estaría a favor del proceso de paz encabezado por su primer ministro, Netanyahu.  Ayer, 23 de julio, el lobby del parlamento israleí “Para la Tierra de Israel” convocó una sesión urgente en la Knesset con parlamentarios y jefes de asentamientos judíos. El líder de este lobby, Yariv Levin, miembro del partido Likud (partido de Netanyahu) dijo que liberar a prisioneros “de seguridad” (que es como ellos llaman a los presos políticos palestinos) no está dentro de las demandas israelíes de negociar sin precondiciones. Nitzan Slomiansky, miembro del partido radical sionista el Hogar Judío, dijo por su parte que las negociaciones con palestinos no darán ningún resultado porque ninguna de las partes implicadas está lista. Afirmó, asimismo, que Netanyahu le había confirmado que no hay ningún compromiso de congelar la construcción de asentamientos en Cisjordania.

Es la reacción de la noticia que dio hace días Netanyahu de que liberaría a 82 prisioneros palestinos encarcelados antes de los Acuerdos de Oslo, en 1993. La mayoría de ellos serían miembros de Al Fatah, por lo que las facciones palestinas no están por su parte muy contentas con la decisión que, según los acuerdos, se llevaría a cabo antes de finalizar las negociaciones en varias fases. Recordemos que a día de hoy hay 4.970 prisioneros palestinos en cárceles israelíes.

A pesar de las estadísticas, parece que Netanyahu se queda solo. No puede ceder a las presiones de Kerry mientras ministros como Naftalí Bennett (ministro de Economía), del partido Hogar Judío que constituye el principal apoyo de coalición en la Knesset, le insta a permanecer inamovible con la construcción de asentamientos. El pasado 8 de junio el periódico The Times of Israel publicó una entrevista con el viceministro de Defensa, Danny Danon, que afirmaba que había algo claro dentro del partido del Likud y es que ante cualquier propuesta de negociación se bloquería el proceso ante la posibilidad de la solución de dos estados.

Desde que el pasado viernes 19 de julio el secretario de estado estadounidense, John Kerry, anunciara desde la capital jordana que se habían establecido las precondiciones para reanudar las negociaciones de paz entre israelíes y palestinos, han sucedido muchas cosas… En ese momento cada parte impuso sus acuerdos, los cuales son totalmente contradictorios. Así pues, quizás nos encontremos ante una “falsa alarma” y las negociaciones vuelvan a quebrarse de nuevo, como sucedió en el año 2010.

La Liga Árabe ha dado, eso sí, su beneplácito, aunque Al Fatah defiende que la decisión es suya y no de la Liga Árabe.
Además de las facciones palestinas, Irán también ha expresado sus críticas y es que no está conforme con la mediación estadounidense en los procesos de paz. Recordemos que Obama, en un discurso dado en Jerusalén el pasado 21 de marzo afirmaba:

“Y mientras los judíos lograron un éxito extraordinario en muchas partes del mundo, el sueño de la verdadera libertad, finalmente encontró su máxima expresión en la idea sionista – para ser un pueblo libre en su tierra natal.”

… algo que suena más a sionismo que todas las buenas causas juntas que tenga Kerry para los palestinos y el susodicho proceso de paz.

Si queréis ver cuáles han sido las reacciones de las facciones palestinas, aquí tenéis mi último reportaje hecho para HispanTV con entrevistas a Al Fatah (cabeza de las negociaciones palestinas), Yihad Islámica (movimiento de resistencia), Hamás y un ciudadano de la Franja de Gaza: