Sal y agua: Ramadán solidario

Hoy un grupo de jóvenes gazatíes ha decidido congregarse a las puertas del Comité Internacional de la Cruz Roja para romper juntos el ayuno en el casi finalizado mes de Ramadán… Lo especial de esta tarde ha sido que han roto el ayuno bebiendo agua con sal. ¿Por qué agua con sal? Porque es de lo que actualmente se están alimentando los prisioneros palestinos en huelga de hambre.

#Sal_y_agua

#مي_وملح

20130806_194024

Foto: Isabel Pérez. Agua y sal

20130806_194015

Foto: Isabel Pérez. “Nuestros prisioneros, una corona sobre sus cabezas”

20130806_193858

Foto: Isabel Pérez. “Nuestros prisioneros serán libres”.

20130806_193853

Foto: Isabel Pérez. “Agua y Sal”

20130806_193840

Foto: Isabel Pérez. “Todos somos prisioneros de Israel”

20130806_193834

Foto: Isabel Pérez. “Agua y Sal”

20130806_193822 20130806_193758 20130806_193707 20130806_193331 20130806_193325 20130806_193316 20130806_193303 20130806_193247 20130806_193229

Anuncios

¿Buenas noticias?

Hoy por fin las autoridades fronterizas egipcias han abierto el paso de Rafah, puerta al mundo para el tránsito humano de palestinos de la Franja de Gaza. Han sido 6 días de cierre de la frontera y cientos de palestinos gazatíes se quedaron atrapados en el lado egipcio sin poder retornar a sus hogares. Niños, ancianos, enfermos… bajo unas condiciones pésimas y altas temperaturas características de los meses estivales. Pero los palestinos “están acostumbrados”, como dicen muchos. Prefiero escuchar más bien el “estamos acostumbrados”, no me gusta que otros hagan general el maltrato que recibe desde siempre la nación palestina, aún cuando estén en tierras de sus “hermanos” egipcios.

Paso de Rafah

Paso de Rafah

En el aeropuerto de El Cairo varios han sido también los gazatíes que han tenido que pasar  largas horas esperando el permiso de las autoridades para poder entrar en Egipto y volver a la Franja. Todos ellos han sido deportados y han tenido que pagarse de su bolsillo los billetes de vuelta al país de donde venían. Lamentable. Como también es lamentable que más de 270 refugiados procedentes de Siria hayan pasado por lo mismo y no hayan podido entrar en Egipto.

Mientras tanto, la crisis de combustible continúa en Gaza. Llegaron noticias de que Israel y el contrabando por túneles egipcios nos daban un respiro, pero el precio de este combustible israelí y egipcio es, como mínimo, cinco veces mayor de lo normal. Además, todo marcha a pasos lentos puesto que el crudo todavía no ha llegado a todas las gasolineras y ni siquiera aquellas que sí lo tienen lo reciben de forma regular. Desde Egipto se informaba de que la crisis ya había terminado, de forma casi repentina. Es imposible que la crisis energética en un país tan enorme como Egipto y bajo las circunstancias por las que está pasando termine así como así. Aunque digamos que en Oriente Medio todo es posible, esto es IMPOSIBLE.

Con todo, que el ambiente en la Franja de Gaza continúe tranquilo es casi un milagro porque la situación económica va de mal en peor, año tras año de bloqueo (y ya van 6 años), año tras año de gobierno no re-electo. Pero, claro, el cóctel molotov (la Franja) no explotará porque no hay gasolina (chiste malísimo). Todo lo que nos rodea está ardiendo en estos momentos, como el Sinaí, donde NO es nada nuevo que salafistas beduinos ataquen a las tropas egipcias pero sí que lo hagan de esta forma tan organizada y en masa. Allí todavía parecen seguir esperando los 400 soldados estadounidense que había prometido la Casa Blanca.

Volviendo al tema del paso de Rafah con el que he comenzado esta entrada, la “buena”noticia que hay que coger con pinzas. El paso permanecerá abierto, según informaban ayer los egipcios, solo durante 48 horas para la entrada de palestinos que se habían quedado atrapados en el paso, el traslado de enfermos y para los extranjeros que quieran salir de la Franja. Así que, la buena noticia que nos acompaña en este primer día de Ramadán, endulza solo los primeros banquetes. ¿Qué sucederá a largo plazo? Muchos palestinos siguen sin poder volver a Palestina, temerosos de que vuelvan a ser deportados en el aeropuerto de El Cairo. En el Arish egipcio, el aeropuerto sigue cerrado, por lo que otros tantos palestinos de la Franja que habían salido a hacer la peregrinación a la Meca tampoco pueden volver.

La región vuelve a estar en el punto de mira de los medios de comunicación, sobre todo Egipto. Ayer “resucitaba” también en las imprentas El Líbano cuya capital, Beirut, fue de nuevo escenario de un ataque dirigido contra el partido de Dios, Hezbolá. 53 heridos y ningún muerto, resultado de un plan que inicialmente, según medios libaneses, perseguía hacer explotar un primer coche-bomba durante la hora punta en un barrio del sur de Beirut de mayoría chiíta para después detonar el siguiente coche-bomba cuando la gente se hubiera agolpado en el lugar para ver lo que sucedía. Maquiavélico. Alguien parece querer provocar una nueva guerra civil en El Líbano.

A pesar de todo… FELIZ RAMADÁN