¿Por qué pagamos el precio del holocausto?

Abdallah_Abu_SharekhAbdallah Abu Sharekh es un refugiado palestino, profesor de Matemáticas en una escuela de la UNRWA y un fructífero escritor y crítico. Él cuenta su historia personal en un artículo traducido para Periódico Diagonal y afirma que “el movimiento sionista (…) está creando otro holocausto en los campos concentrados de refugiados.”

Y es que hasta día de hoy, los palestinos que convivieron con judíos supervivientes del Holocausto Nazi en Palestina se continúan preguntando: “¿Por qué pagamos el precio del Holocausto?

Lee el artículo completo >> pinchando aquí.

 

Palestina no es negociable

Se reunirán el martes y detrás de ellos, la maldición de todo un pueblo. FPLP

Traducción: Se reunirán el martes y detrás de ellos, la maldición de todo un pueblo. FPLP

Mahmud Abbas (líder de Al Fatah, jefe comité ejecutivo de OLP), Erekat (jefe negociaciones de OLP) y Abed Rabbo (secretario comité ejecutivo de OLP). No me representan

Mahmud Abbas (líder de Al Fatah, jefe comité ejecutivo de OLP), Erekat (jefe negociaciones de OLP) y Abed Rabbo (secretario comité ejecutivo de OLP). No me representan.

El Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP) ha organizado hoy un acto de protesta en la ciudad de Gaza para mostrar su rechazo a la reanudación de las negociaciones de paz anunciada el viernes pasado por John Kerry, secretario de estado de los EEUU.

A este acto del FPLP se han unido representantes del Movimiento Hamás, entre ellos uno de sus portavoces Sami Abu Zohri. En general, todas las facciones palestinas están en contra de las bases impuestas por Mahmud Abbas (líder de Al Fatah y jefe del Comité Ejecutivo de la OLP) para reanudar las negociaciones que llevan desde 2010 congeladas. John Kerry es, además, el director de esta orquesta bilateral y ha conseguido convencer a Netanyahu para que libere a varios presos palestinos, eso sí, mayoritariamente miembros de Al Fatah que fueron encarcelados antes de los Acuerdos de Oslo (1993).

Rabah Mhanna, miembro del buró político del FPLP y miembro del Consejo Central de la OLP, ha enviado su queja oficial al Consejo Central para que Mahmud Abbas sea sancionado por no estar siguiendo la resolución del consejo que rechaza cualquier negociación con Israel.

Mariam Abu Dagga, miembro del buró político del FPLP y excomandante en la guerra de El Líbano de los años 80, ha denunciado tajantemente la cooperación con los EEUU quienes “han demostrado de manera concreta que son el primer enemigo no solo para la causa palestina sino para todos los movimientos de liberación de los pueblos. EEUU no ha parado de apoyar con políticas y con armas las medidas de ocupación, judaización y de construcción de asentamientos. El proyecto de Prawer, también apoyado por EEUU, y abandonado por occidente es la mejor evidencia.”

La carrera final

Israel ya ha aprobado la Ley de Referéndum Básico, por la cual cualquier acuerdo sería consultado antes de ser firmado.  Netanyahu consigue así que los israelíes más moderados se contengan de hacer críticas, no consigue lo mismo con los judíos colonos abrazados a las capas políticas sionistas más radicales que defienden a ultranza los proyectos de construcción de nuevos asentamientos. Precisamente esta fue también una de las bases impuestas por Abu Mazen (Mahmud Abbas) para recomenzar las negociaciones: parar los asentamientos.

“Ambas partes tendrán que hacer concesiones muy importantes –  afirmó el ministro israelí de Relaciones Internacionales, Yuval Steinitz, al periódico inglés Telegraph– y concesiones muy difíciles. Probablemente vamos a tener que hacer concesiones territoriales muy graves. Y los palestinos tienen que hacer también sus concesiones territoriales ya que habrá bloques de asentamientos , pero lo más importante es que tendrá que reconocer la existencia misma del pueblo judío y el Estado judío “.

Abu Mazen ha recalcado que no seguirán adelante con las negociaciones si no se liberan a los 104 prisioneros palestinos que Israel ha prometido liberar, decisión que hoy domingo debe tener una respuesta final.

Sin embargo, todas estas decisiones y declaraciones siguen siendo muy criticables. La revista palestino-israelí +972 (972 es el código telefónico para llamar a Palestina e Israel) escribía en uno de sus últimos artículos:

La Autoridad Palestina no es más que un consejo regional en un territorio controlado por Israel (…) En los ojos del actual gobierno, las negociaciones son ante todo una herramienta para retener la legitimidad internacional y posponer medidas contra la ocupación a un futuro indefinido.”

En esta misma revista electrónica aparecía el pasado mes de marzo una entrevista con Shaul Arieli, “el único negociador israelí que todavía piensa que la solución de dos estados es posible”. Arieli afirmaba entonces:

Netanyahu quiere el proceso, no el acuerdo. Bibi [Netanyahu] no se preocupa por los palestinos. A él le preocupa el modo como el mundo trata Israel.”

Fotos de la protesta de hoy:

20130728_115517   20130728_115741   20130728_121210

Más fotos: https://www.facebook.com/media/set/?set=a.575427532496416&type=3&l=446ba6902c

Más sobre las negociaciones:

3ª parte. La paz tiene un precio. 

2ª parte. La paz tiene un precio.

La paz tiene un precio.

ACTUALIZACIÓN 17:30 Horas

El gabinete de Netanyahu ha aprovado, finalmente, la liberación de 104 prisioneros de “seguridad”. >> leer

Cómo la situación egipcia afecta a la Franja de Gaza

Egipto es a Gaza lo que el agua a las plantas: si dejas que corra el aire y le pegue el sol, la planta crece y prospera; si, en cambio, la encierras y no le das agua, se marchita. Cuando los Hermanos Musulmanes subieron al poder en Egipto hace un año muchos pensaron que eso traería una bonanza para la Franja de Gaza donde gobierna Hamas, primos hermanos de los HHMM. Cuando Al-Banna creó la hermandad musulmana una de las causas principales de su movimiento después de la liberación del país de los ingleses era la causa palestina.

¿Qué ocurrió?

Ocurrió que en la Franja de Gaza, sí, hubo un momento de limitado alivio para aquellos que querían salir de la Franja por el paso de Rafah, acompañado -durante ese año de mandato de HHMM- de algunos momentos de cierres siempre debido, según los egipcios, a una situación agravada por los ataques de hombres armados en el Sinaí (ataques que a veces terminaban con la vida de varios soldados egipcios o con secuestros de turistas). Después, vino la huelga, el parón de los soldados egipcios en el Sinaí que pedían refuerzos que nunca llegaban y decidieron no trabajar… por lo que el paso de Rafah, una vez más, se cerró, encerrando a los palestinos de la Franja de Gaza y dejando a miles sin poder volver a sus casas, durmiendo en parques y -los que podían costeárselo- en hoteles de la ciudad egipcia El Arish, la más cercana a la frontera de Rafah. Ocurrió, asimismo, que Mursi no cumplió con todas las expectativas de Hamas, pero Hamas no parecía ejercer mucha presión sobre “sus hermanos”. Mientras tanto, esos hermanos se reunían en Estados Unidos o en El Cairo con ministros, enviados especiales y el mismo presidente estadounidense. El FMI (Fondo Monetario Internacional) le dio una buena propina, a la que se añade la bolsa de (millones de) dólares americanos que continuó entregándose al ejército egipcio. Aunque sus tanques y material de guerra en la península del Sinaí, nunca pareció renovarse. Cada vez que uno pasa por los check-points del Sinaí lo que está viendo es, realmente, un museo de la guerra. Dentro de esos polvorientos vehículos blindados hay, seguramente, 5 soldados egipcios sobreviviendo a 60ºC.

rafah crossing1

Isabel P./ Paso de Rafah- lado palestino

Con las masivas manifestaciones del pueblo egipcio y, todo sea dicho, la presión del ejército, Mursi ha tenido que abdicar. Esto ha ocurrido hace a penas dos días y hoy viernes, todavía a la espera de ver lo que acontece en la capital del mundo árabe, el Sinaí ha ardido. Esta mañana nos despertábamos con la noticia de que grupos armados han organizado un masivo ataque contra más de 10 puntos de control diferentes, entre ellos el cuartel de seguridad central en El Arish. Dichos grupos armados son, como a veces se les llama, salafistas o beduinos. Se concentran y organizan en la gran meseta del Sinaí, infranqueable para el ejército egipcio desde hace años y, por lo tanto, como medida preventiva se cortan las carreteras para evitar desgracias.

Así pues, hoy nos encontramos con un escenario algo excepcional: todo el Sinaí está en alerta y, de nuevo como medida preventiva, se ha cerrado el Paso de Rafah, única vía “oficial” para la salida y entrada de la Franja de Gaza. Miles de palestinos están, una vez más, atrapados en el lado egipcio y los que no pueden salir se han vuelto a sus casas a esperar. Mientras la alarma continua, los egipcios siguen destruyendo túneles llamados por Hamas: pasos subterráneos. Si el paso de Rafah son las vías respiratorias de la Franja, los túneles (excavados por palestinos no solo para el paso de humanos, sino también de bienes y mercancías necesarias para la vida en Gaza) son las vías circulatorias. Si su destrucción continúa, muchos temen que en la Franja comience una crisis como la que se sufrió en 2008, justo antes de estallar la guerra, esa fatídica guerra que lanzó Israel contra la Franja.

Los menos escuchados son, quizás, los beduinos del Sinaí. Grupos tribuales que han sido castigados duramente por el gobierno egipcio durante años. Siempre que paso por el Sinaí me gusta hablar con ellos sobre la situación. En 2010 me contaban que preferían mil veces a los israelíes que, por lo menos, les pagaban bien y les respetaban como mano de obra. Con esto, podemos llegar a entender la ira que encierran contra el gobierno esclavista y, todo hay que decirlo, contra un gobierno que les privó de lo que era suyo: el mar Rojo, sus tierras… Su vida. No quiero justificar ataques ni derramamiento de sangre, pero esto es lo que hay. Hace dos meses volví de nuevo al Sinaí, los convoys militares para extranjeros (no para palestinos, aunque también sean extranjeros) de nuevo se habían instaurado. El primer día, varias niñas beduinas -que venden pulseras a los turistas- cantaban lo que era una canción de odio hacia los egipcios y amor hacia los palestinos y su causa. No era divertido, pero sí muy significativo.

crisis combustible

Isabel P./ Gazatíes esperando para coger gasolina

Y, mientras escribo esto, las crisis se agudizan en la Franja de Gaza. Cuando se habla de crisis -material- en este contexto nos referimos a falta de: combustible, material de construcción, electricidad, bienes de primera necesidad y alimento. La crisis de alimentación es continua, teniendo en cuenta que el 80% de la población de la franja dependen directamente de las ayudas ofrecidas por la UNRWA (Oficina de Naciones Unidas para Ayuda al Refugiado Palestino). Pero se acrecentó debido al recorte que sufrieron a principios de este año 2013. Ahora solo se reparten ayudas una vez cada dos o tres meses…

La crisis de combustible, de gasolina o gasóleo, ha sido algo más paulatina. Prácticamente la totalidad de combustible entra en la Franja a través de los túneles, pero si estos se cierran no entra ni una gota. Los camiones cisterna empezaron a aparecer por las estaciones cada vez con menos frecuencia, mientras colas de coches y personas con sus bidones comenzaron a ser el día a día en la franja. Hoy por hoy esta escena es tan frecuente como ver a la gente ir a comprar al zoco. La gasolina se utiliza en la mayoría de los coches privados y en las casas para los motores que aportan electricidad cuando la luz se corta. Esto ocurre en turnos diarios de 8 horas de cortes de electricidad. El gasóleo lo usan los taxis y aquí lo llaman “solar”.

Hace dos días entraron camiones cisterna provenientes de Israel por el paso de Karem Abu Salem que permanece cerrado la mayoría de las veces. El precio del combustible israelí es más del doble del precio que hasta ahora teníamos en la franja: 1 shekel/ litro de solar egipcio- 5 shekel/ litro de solar israelí… 2 shekel/ litro de gasolina egipcia- 7 shekel / litro de gasolina israelí. El otro día, al coger el taxi de la productora vimos que no era el mismo coche, el conductor nos dijo que había tenido que pedir el coche a un primo porque él se había quedado sin gasolina. Otro día, el taxi marchaba a trompicones porque había metido a saber qué tipo de gasolina hecha en casa.

En cuanto a la crisis de material de construcción, ha sido más bien repentina debido al cierre de los túneles por donde entraban más de 3.000 toneladas de material cada día. Por el citado paso de Karem Abu Salem solo entra material israelí destinado a proyectos de las Naciones Unidas. Esto ha provocado que muchas personas tengan su casa a “medio hacer”, que muchos estén durmiendo en casas inacabadas o en chabolas al lado de la casa en obras. Menos mal que no estamos en invierno. Menos mal que la vida sigue y lo último que se pierde es la fuerza y la esperanza.

¿Qué es la causa palestina?

Nader FPLPEn Gaza o en Cisjordania, pero sobre todo en Gaza, se podría decir que no existe una sola familia que no tenga o no haya tenido a uno de sus miembros en la cárcel. Las razones por las que Israel pone entre rejas a palestinos varían, pero muchas veces son en las llamadas detenciones administrativas, en las que no hay ni explicación ni juicio para los apresados. De hecho, bien es sabido que depués de que Israel liberara a más de mil prisioneros en el intercambio de Shalit (soldado israelí que tenía en cautiverio Hamás), esperó muy poco para volver a meter a los mismos palestinos a la cárcel. Samer Issawi, Ayman El-Sharawna son algunos ejemplos de este caso que os he comentado.

En este post os quiero presentar un caso curioso para  demostrar que la lucha de la causa palestina no solo tiene en sus filas a musulmanes o cristianos, tiene además a judíos. Porque ser judío no es sinónimo de ser antipalestino, ni ser palestino es sinónimo de ser  antijudío.  Este de la foto es Nader Sadaka, prisionero político, samaritano (se consideran descendiente de las doce  tribus de Israel) de Naplusa, en Cisjordania, y militante del Frente Popular para la Liberación de Palestina. Fue arrestado en 2004.

La causa palestina y el mito de Israel

La Historia de Palestina es muy difícil de resumir. Como todos sabemos, Oriente siempre ha estado habitado por diferentes civilizaciones y sus nombres nos bailan en la cabeza (a pesar de haberlas estudiado una y otra vez). Mi humilde resumen de la historia palestina seguro que puede provocar la rabia de algunos historiadores, pero tengo que resumir.

Palestina estaba habitada por pueblos semitas, como los cananeos (fenicios), los moabitas o los arameos. Las tribus de Israel, cuando fueron expulsadas de Egipto, llegaron hasta la tierra de Canaán (Palestina). En el año 1.000 antes de Cristo, el Rey David (padre del posterior Rey, Salomón) las unificó en un solo reino, al norte de Palestina, reino que tendría -como es siempre presente en la Historia- guerras y disputas continuadas con otros pueblos hasta que cayó en el año 600 AC conquistado por el rey babilonio Nabucodonosor. Asirios, babilonios, persas, griegos, romanos… todos estos, por ese orden, pasaron por Palestina y levantaron ahí sus reinos / imperios.

Los judíos fueron maltratados en varias de estas conquistas, incluso expulsados, y fueron marchándose hacia otros países. En este punto hay que señalar que cuando los judíos llegaron por primera vez a Palestina se encontraron con tribus que adoraban a dioses diferentes que al suyo. Eso no creo que les gustara… E intentaron, claro está, convertirles a su religión, convencerles de sus costumbres y tradiciones, tal y como ocurrió en América cuando llegaron los españoles en 1492. Los palestinos no eran desde el inicio musulmanes. El Islam apareció en el año 622 (siete siglos tras la muerte de Cristo). De ahí que no se debería,  aunque el Islam sea la religión más extendida en Palestina, pensar en la causa palestina como una lucha entre musulmanes y judíos.

Vídeo:


Hasta que llegaron los árabes… Palestina fue islamizada y los cristianos llegaron con sus Cruzadas, a las que Saladino derrotó en esa parte de Oriente Medio y reinó. Después llegaron los mamelucos (que también estaban en Egipto). Luego, el gran Imperio Otomano (turcos), imperio musulmán que se vino abajo al finalizar la Primera Guerra Mundial. Y es entonces cuando los ingleses ocuparon Palestina: 1917.

Ya sabemos que era época de colonias y que las encontramos por todo Oriente Medio y Oriente Lejano. Los palestinos, claro está, llegaron a tal punto que -como en todas las historias de países ocupados por una potencia- explotaron en un levantamiento contra los colonialistas ingleses. Finalmente, Inglaterra, exhausta de disputas con los palestinos sublebados, cedió sus responsabilidades como colonia.

En ese mismo año 1917, el ministro de Relaciones Exteriores británico, Arthur James Balfour, escribió una carta al líder de la comunidad judía de Gran Bretaña, ofreciendo su apoyo a la causa sionista. Es la famosa Declaración de Balfour que significó un gran avance para los judíos que, desde hacía un siglo aproximadamente, se habían organizado en una Organización Sionista cuyo objetivo era preparar la vuelta de todos judíos a la “tierra prometida”. Los palestinos describieron esta declaración así: “La declaración de Balfour es la promesa de quien no posee a quien no lo merece”

Así pues, Inglaterra decidió contar con las Naciones Unidas que en 1947 aprobó, con la resolución 18,  la división de Palestina en dos: una parte sería para los judíos y otra para los árabes. En la cuarta línea de esta resolución leemos su porqué:

“[General Assembly] Considers that the present situation in Palestine is one which is likely to impair the general welfare and friendly relations among nations” (La Asamblea General de las Naciones Unidas considera que la presente situación en Palestina va a perjudicar al bienestear general y las relaciones amistosas entre naciones)

Lo que la ONU e Inglaterra pactaron, junto con otros países, fue que se les diera un trato especial a los judíos que habían sido masacrados con el Holocausto Nazi. El premio de consolación fue, un país. Y aquellos que pagaron los platos rotos fueron, los palestinos.

nakba nakba2 nakba3


Fotos: Nakba (Catástrofe). En 1948 miles de palestinos fueron expulsados violentamente de sus tierras por la creación del estado de Israel. Comenzó a hablarse entonces del refugiado palestino.

Muchos estados árabes se negaron a esta “invención”, a crear un país de la nada, despojando más de la mitad de su derecho a los palestinos: “Privar a la mayoría del pueblo palestino de su territorio y transferirlo para uso exclusivo de una minoría del país… La Organización de las Naciones Unidas no tiene poder para crear un nuevo Estado. Esta decisión sólo puede adoptarse por la libre voluntad del pueblo de los territorios en cuestión (…)”. A pesar de esto, las Naciones Unidas no aceptó la queja. El representante de Siria ante la ONU Faris El-Khouri insistió: “la Asamblea General no es un gobierno mundial que pueda dictar órdenes, decidir la partición de Estados o imponer constituciones, ni normas, ni reglamentos y tratados sobre personas sin su consentimiento”. Pero también fue en vano.

Se buscaron soluciones, nuevas propuestas. El representante de China no dudó en decir: “Las Naciones Unidas fueron creadas principalmente para el mantenimiento de la paz internacional. Sería trágico el hecho de que las Naciones Unidas, al intentar una solución política, llegaran a ser la causa de una guerra”. Pero, el 14 de mayo de 1948 se proclamó la creación del estado de Israel, y el mito de un pueblo que había desaparecido de forma natural, se volvió a crear. Es aquí cuando vemos que la creación de Israel solo se hizo bajo empeño de unas potencias mundiales y de sus intereses. No se puede crear un país, una nación, basándose en una religión. Así lo defiende también el historiador israelí Shlomo Sand: «El sionismo robó el término religioso Tierra de Israel [Eretz Israel] y lo convirtió en un término geopolítico». Shlomo es el autor del libro “Cuándo y cómo se invention of jewish peopleinventó el pueblo judío”, un libro que no tiene desperdicio y aquí el enlace para descargarlo.

Con el paso de los años, los israelíes han desarrollado una maquinaria de guerra muy sofisticada desde el punto de vista tecnológico. Han aprovechado el apoyo de EE.UU. para violar los tratados que decían dónde termina Israel y dónde empieza Palestina, y han invadido toda Palestina. Hoy en día, con el paso de las intifadas y la resistencia palestina, han conseguido que Israel retroceda, pero a cambio la Franja de Gaza está bajo bloqueo férreo y a los palestinos que habitan bajo demarcación israelí se les trata como ciudadanos de segunda. Por eso, muchos no llaman a Israel, país o estado, sino “régimen”, porque no es un estado ni legítimo ni histórico.